LA ARVEJA VERDE

Tuve un sueño horrible. Soñé que abría una lata de arvejas y había 229 arvejas negras y una verde, y yo tenía invitados a cenar y no sabía qué hacerles, había pensado en arvejas con huevos fritos, pero no puedo contar más con las primeras. Abrí otra lata, y otra más. Todas negras menos una. Si tuviera 230 latas las abriría todas y haría con las arvejas verdes una lata que se pudiera comer, pero aunque las tuviese en mi alacena no habría tiempo suficiente, llegan en media hora. Me acuerdo que pensé que podría hablar con acento ruso o algo y explicar que son arvejas de mi tierra, negras, y servírselas, pero dudo que éstas sean realmente comestibles, sería un papelón, y no me animo a probarlas antes de que los invitados lleguen; podrían ser venenosas. Qué hago???

1 comentario:

Paquirro dijo...

jua, que mala suerte, proba con una pizza